Por qué el helicóptero Sikorsky tuvo que esperar 22 días para actuar

Por: 4 Ojos Comunicaciones.

El helicóptero, uno de los mejores para combatir los incendios forestales a nivel mundial, recién pudo sumarse el 8 de marzo pasado al combate de incendios en la Región del Biobío y su contratación –que costó cerca de 3 millones de dólares- se extenderá por 60 días.


El 15 de febrero pasado, CONAF anunció la llegada a Chile de la aeronave S-64 Sikorsky “Atenea”, pero recién hace una semana la aeronave pudo incorporarse al combate de incendios forestales que se han estado produciendo en la zona centro sur.
El diario La Tercera publicó una nota en la que indagó los motivos por los cuales la entrada en acción del Sikorsky tomó tanto tiempo y las razones que encontró son de al menos tres tipos: dos de orden administrativo en términos de protocolos de compras públicas y en relación con las disposiciones aeronáuticas, además de la que se relaciona con la capacidad técnica del recurso humano, lo que derivó en trámites de carácter migratorio.

A pesar de que el helicóptero permanecía en un hangar en Los Ángeles mientras se estaban produciendo incendios forestales en la Región, desde CONAF señalaron a La Tercera que se habían tomado “todos los resguardos con otras aeronaves y otros recursos”, y que “los últimos incendios que han afectado a la región, específicamente a las comunas de Laja, Mulchén y Tomé, han sido abordados con todos los recursos terrestres y aéreos con los que dispone la CONAF, sumados a los recursos de las empresas forestales”.

Consultado por el mismo diario, Christian Venegas, consultor de riesgo en emergencias y director académico de la Fundación Ciudades Resilientes, opinó que este retraso demuestra los problemas burocráticos que enfrentan este tipo de adquisiciones. “Todo es lento. Tenemos que muñequear todas las cosas cuando tienen que ver con emergencias”, manifestó.

A su turno, el jefe del Departamento de Control de Incendios Forestales de CONAF, Alfredo Mascareño, expresó que la tardanza se debió, principalmente, a un retraso de la empresa proveedora del helicóptero, Medic Air.

Éste se relaciona con la espera del cheque de garantía que dicho proveedor debió entregar a la CONAF: 153 mil dólares, equivalentes al 5% del total, los cuales, aseveró Mascareño, “se exigen ante cualquier cosa que falle” y agregó que “como institución pública estamos obligados a cumplir estrictamente lo que mandata la Ley de Compras Públicas”.

El pago se concretó el 6 de marzo, al día siguiente se realizaron las últimas inspecciones y revisiones al helicóptero, y así el 8 de marzo pasado el Sikorsky por fin estuvo disponible para combatir incendios forestales en Chile.

La Tercera consultó también a la empresa Medic Air, sin obtener respuesta al momento de publicada la nota.

Pilotos capacitados

Otro obstáculo para que el helicóptero entrara en acción fue el hecho de que en Chile, según CONAF, no se conocen personas capacitadas para manejar esta aeronave, por lo que debieron tramitarse las visas correspondientes para los pilotos, proceso que se extendió por cuatro días.

Paralelamente, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) realizó las inspecciones para otorgar el permiso de vuelo. Éste llegó el 21 de febrero y se extiende hasta el 6 de abril próximo, aun cuando los 60 días contratados se cumplen el 7 de mayo. Durante su permanencia inicial en el aeropuerto de Santiago, al Sikorsky se le realizaron diferentes pruebas de vuelo, la instalación de estanques y de distintas conexiones.

Una vez obtenido el permiso de aeronavegabilidad de la DGAC, el Sikorsky comenzó su traslado hasta la Región del Biobío, lo que tomó un día de viaje hasta Panguilemu para llegar en 48 horas –finalmente- al aeródromo María Dolores.

No obstante la tardanza total del proceso para que la aeronave comenzara sus operaciones en nuestro país, el jefe de Departamento de CONAF explicó que ante una situación de alto impacto existen opciones para acelerar la incorporación de aeronaves.

“Cuando estamos en emergencias se establecen ciertos decretos que permiten entrar rápidamente en operación. Es distinto cuando entras a trabajar en un proceso normal, como en el que estamos hoy. Porque tienes que cumplir cada uno de los procesos. No hay excepcionalidades”, dijo Mascareño a La Tercera.

Esta situación, ejemplifica el profesional de CONAF, ocurrió en 2017 para agilizar el ingreso de los aviones “SuperTanker” e “Illushyn”, así como al resto de las aeronaves que entraron a Chile en socorro a la denominada “tormenta de fuego” que afectó la zona centro-sur del país.

0 comentarios:

Sitio Web

Diseño y Gestión Web por ZOEK
Contenidos y Comunicaciones por 4 Ojos Comunicaciones